domingo, 23 de mayo de 2010

ABISMO

Estoy desnuda y le grito al abismo,
el viento desordena mi pelo como un antiguo amante,
recorriendo sendas ocultas.

Nada temo.

Tocan mis pies el borde y es como si tuviera alas,
rocas impregnadas de sal,
convencimiento profundo de que nada puedo cambiar,
sin embargo, nada temo.

Tal vez creas que me has ganado,
la banca siempre gana.
Pero mi naturaleza obstinada juega a mi favor.
Nunca me rendiré,
seguiré levantándome una y otra vez.

Así que apuesta fuerte.
Juega para ganar.
Y yo seguiré buscando la finta entre las fintas,
que me permita derrotarte.


Porque nada temo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario