domingo, 23 de mayo de 2010

CYBER

A través de la cam entrase n mi habitación,
desconocido sin nombre.
Nada sabes de mí,
nada se de ti.
Pero eso acrecienta el atractivo.
Fuerzas centrífugas del deseo,
relojes que coinciden en el tiempo,
hacen que el fuego se instale en el hogar,
al otro lado del espejo de Alicia,
a través de la cam.
Juegos transgresores que ahuyentan la soledad,
puente tendido entre mundos.
Empatía extrema que, por una noche,
aleja los viejos fantasmas de la soledad,
hace volar, de nuevo, las mariposas negras.

No hay que pedir cuentas,
no hay que saber nada más
que lo que desee el otro enseñar.
No tienes que mostrar nada de ti en realidad.
No hay peligro –estás en casa-
!no tienes que exagerar!.
No tiene mayor importancia:
sólo es sexo por la cam.

No hay comentarios:

Publicar un comentario