domingo, 23 de mayo de 2010

LA CUEVA (CONTINUACION DE BRUJA)


LA CUEVA


Lentas gotas lamen las heridas
que el tiempo labró en tus estancias.
Se disuelven como perlas en el agua.
Murmullo íntimo que envuelve mis pasos
en la oscuridad anciana.

La vida se abre paso aquí también en otro plano,
una realidad tan lejana
que ni siquiera sé que existes,
que a veces te niego en mi alma.

Me envenena tu belleza amarga
pero no me canso de visitar tu escondite secreto,
vieja bruja, mi antepasada...
nunca entendí tu propósito,
!qué importa! no sirvió para nada.

Viento de murciélagos batiendo sus alas,
negras rocas, altos cielos que se abren al mañana.
Mis manos, que no son mis manos, aletean como humo en la hora temprana
con la gracia que perdimos entre metales y espadas.

Fuiste la alondra y el halcón.
Fuiste roca.
Fuiste agua.
Fuiste consuelo.
Fuiste dolor.
Fuiste temor.
Fuiste esperanza.

Ojos verdes, negro pelo,
flota en el aire tu perfume de manzana.

La soledad que impregna las rocas,
el lento goteo del agua,
las heridas incandescentes,
que nunca fueron curadas.
Impregnan de un humor amargo
la cueva desde dónde me hablas.

Un escalofrío en tu noche
desencadena en mi mañana
vientos cargados de moho, sal y el rumor del agua.

Un aleteo de pájaros me trae tu corazón roto a mi ventana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario