domingo, 23 de mayo de 2010

LOBO (MUNDOS LIBRES)

Corría, en pos del olor de la presa.
Sus hermanos corrían con él,
borrachos con el miedo que percibían.

Su aullido coreó el grito de la victima y se elevó en un canto.

A sus pies, la presa atrapada en una zarza,
mirándole aturdida, mientras él lamía las gotas de sangre.

La marcó con su olor, con su saliva, con su orina.
Era suya.
La desnudó, ciñó a su cuello la cuerda, ató sus manos,
y la condujo a su guarida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario