lunes, 31 de mayo de 2010

OJOS DE GATO



OJOS DE GATO

No quiero que me mandéis flores.
No os ofrezco fidelidad.
Quiero seguir mi camino,
en busca de la libertad.

Me levanto y caliento motores.
Me voy con el viento a otra ciudad,
allá donde el sol me enamore.
¡No hay mejor techo que el cielo para pernoctar!

Para mi, la rutina se esconde.
Seguro que inventé el verbo vagabundear.
La noche es un jardín de brezo y bemoles.
¡Pongo rumbo hacia el azul de la mar!

La ginesta me cubre de olores.
Por mí, nació el viento de mestral.
Con mi moto recorro los margenes
(cubiertos de flores),
en pos de un rayo de luna donde dormitar.

Paro en un hito de la carretera
(música, licores, sudor a humanidad),
para beberme de un trago la vida,
con mi libertad.

Esta misma noche (con música de la buena:
Fito Paez, Sabina, Amaral
y muchos más),
me atrapan tus ojos de gato, en la oscuridad.

En un revuelo de mi falda de gitana,
me pongo a considerar
si no puedo hallar, perdida en tus brazos,
la libertad que busco en mi caminar.

2 comentarios:

  1. Falta el resto del gato. Con esos ojos se podrían hacer un par de gemelos, para lucirlos en uno puños inmaculaos, cualquier noche de luna llena.
    Tu heroína está hecha una Easy Rider. Cuando pase por delante de mi callejón, si consido ser lo suficientemente seductor y dependiendo de si en ese momento soy gato de dos o de cuatro patas, podría llevarme en el trasportín, asiéndome a su cintura; o en su regazo, muy apretado contra su pecho.
    La ginesta pone marco amarillo a esa fotografia
    de la libertad.
    Te invito a un Tenneesse en cualquier barra húmeda.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. A mi me gustaría hacerme un colgante con uno de esos ojos, para lucirlo con un vestido negro escotado. Mi heroína es una motera, sí... pero deberás de ser muy rápido para sorprenderla en cualquier callejón. La luna llena ayuda.

    Dennis Hopper ha muerto, pero la vida en la carretera continua, gatito. Asi que cualquier noche seguro que nos encontraremos en el camino, siguiendo la ruta de Kerouac.

    (Cambio tu Tenneesse por una Guiness negra)

    ResponderEliminar