domingo, 23 de mayo de 2010

OLORES


Mi mundo está lleno de olores,
cada olor evoca un recuerdo,
detonante fetichista de momentos,
seleccionados aleatoriamente,
sin que intervenga en el recuento.

Olor a chicle de fresa.
Olor de libros nuevos y viejos.
Fragancia de librerías, viejo olor a colegio.
Olor a tierra mojada.
Perfume de lluvia y cierzo, como agua fresca en tus manos,
que se escurre entre los dedos.

Olor al plástico nuevo
de botas y chubasqueros,
en esa tarde lluviosa que,
jugando a ser médico,
tus manos reconocieron la geografía de mi cuerpo.

Olor a tardes ociosas,
con su perfume de espliego,
dormitando bajo el porche,
(tu pelo amigo del viento).

Olor a menta en mi ventana,
cuando acurrucada te espero.
Después de jugar en el bosque,
olor de furtivos besos.

Olor a tabaco en tu ropa.
Olor a hastío y aburrimiento.
Olor a excitación.
Olor a feria.
Olor a festín.
Olor a sueño.

Y al final de los olores, el retorno a un puerto seguro
al que nos devuelve unos labios con olor a caramelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario