domingo, 23 de mayo de 2010

RINCONES


Hay lugares impresos en la memoria,
como deja su huella indeleble en la cera caliente
un sello grabado.

Campos de trigo verde,
que se extienden
al borde de un bosque oscuro.


Hilos eléctricos que reverberan por el calor,
en un camino polvoriento que lleva a ninguna parte.

Hay momentos que la mente guarda para siempre,
como atesora mapas el baúl del pirata.

Una niña atravesando un tronco,
entre aguas turbulentas,
asida a la mano de su padre.
Un pie que resbala y ella queda colgando sólo de su mano.

Hay olores que despiertan instintos atávicos,
como atrae la miel a las abejas:
esencia de jazmín,
olor a pan recién hecho,
tomillo, romero, hierbabuena,
espliego y
limpio sudor de hombre, durmiendo en mí lecho.

2 comentarios:

  1. Mixtura de recuerdos: sonrisa, evocación, melancolía, a veces una lágrima; no es posible vivir sin ellos.
    Me alegro de estar aquí.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Y yo me alegro de que estés. Si tienes un poco de paciencia, puede ser un refugio agradable dónde estar.

    Besos,

    ResponderEliminar