sábado, 5 de junio de 2010

la pequeña dulce Mina





DEL DIARIO DE MINA MURRAY HARKER (TOMADO DE BRAM STOKER Y SU “DRACULA”)

Tras nuestra boda en Rumanía, mi pobre Jonathan sigue muy enfermo, pero le reconforta estar de nuevo en Londres. Sin embargo, ahora que Lucy ha muerto, es un triste regreso al hogar. Y echo de menos a mi Príncipe.
El profesor Van Helsing y Jonathan quieren destrozar las cajas llenas de tierra que llegaron hace unos meses por mar, desde Transilvania, a la Abadia de Carfax. En ellas se esconde, según dicen, Drácula, el asesino de Lucy. Mientras, me he refugiado en la habitación del doctor Jack, que vive en el manicomio situado a pocos metros de la Abadía.
.../...

Hacia medianoche una bruma verdosa se coló por la ventana de mi habitación. Yo percibí, al instante, la presencia de mi Príncipe.
Abrí los ojos. Vlad estaba conmigo. Me llevó la mano a su pecho: "No hay vida en este cuerpo".

.../...




Su corazón no palpitaba. "¡Pero vives! ¡Vives!", le dije. "¿Qué eres?"
"Yo soy... nada. Sin vida. Odiado y temido. Estoy muerto para todo el mundo. Yo soy Drácula."
Comencé a abofetearle. "¡Tú mataste a Lucy!", le grité. Pero no tenía fuerzas para continuar: "Que Dios me perdone: ¡te amo! Quiero ser lo que tú eres, ver lo que tú ves, amar lo que tú amas."
"Mina, para caminar conmigo debes morir a tu palpitante vida y renacer en la mía. ¡No puedo permitirlo! Estarás condenada como yo a vagar por la sombra de la muerte durante toda la eternidad. Yo te amo demasiado para condenarte".
Yo le supliqué. "Entonces, líbrame de toda esta muerte".
Él selló su alianza conmigo. Pero de pronto alguien abrió la puerta.
.../...

Mina Harker, diario
 
Estoy cambiando. Sé que me estoy volviendo como él. Mi príncipe habla conmigo. Me está llamando. Navega a través de mares helados hacia su amado hogar. Allí volverá a recuperarse.
 
Van Helsing y todos los demás hemos partido hacia Transilvania. Quieren atrapar a Drácula. Yo le amo, pero también tengo que compensar a Jonathan por todo el mal que le he hecho. No obstante, no sé si seré capaz de abandonar a mi Príncipe.
 
.../...

 
¡No pude permitir que le hicieran daño! Nuestra alianza es de sangre.
 
.../...

Mi Príncipe estaba malherido, pero conseguimos entrar en el castillo.

.../...

No hay comentarios:

Publicar un comentario