sábado, 5 de junio de 2010

LISBETH SALANDER, EL ENCANTO DE SER ASOCIAL


Sin estar del todo de acuerdo con esta nueva heroína, no puedo dejar de sentirme atrapada por su fuerza. Yo le añadiría algo de dulzura, haciendo un mix muy particular y propio, pero es casi imposible conseguir eso de Lisbeth Salander, es demasiado atormentada, cruel, dura. Tiene una personalidad totalmente irreal (muy cargada de tintas) pero, quizá por eso, resulta tremendamente atractiva. Está arrasando la buena de Lisbeth, es lo mejor de las novelitas de Larsson.

Esto es algo que hace pensar, no creeis? en nuestra pulida sociedad, dónde apenas nos atrevemos a movermos fuera del compás que marcan los demás, cómo puede ser que estos libros hayan tenido tan abrumador éxito de ventas?. Refuerza mi teoría de que todos fingimos lo que no somos, pero por debajo de la superficie hierve el caldero de brujas de las pasiones, de los sentimientos oscuros, las venganzas, los deseos malignos, la otra cara de la luna.

A mi, me gusta su aire gótico, por eso la he puesto de cabecera (por un tiempo), tal vez para contrarrestar la dulzura letal de Mina, mi alter ego.

En este sábado caluroso, os dejo un saludo, internautas, y un guiño cómplice.

Rosemary

No hay comentarios:

Publicar un comentario