sábado, 26 de junio de 2010

Posesión




Posesion
Quiero que me veas desnuda en el espejo,
cuando de rodillas estoy y me miras tan serio;
mi mirada se pierde en el suelo.


Quiero que toques mi espalda con tu pecho,
que me peines (tu piel confundida con mi piel,
tu cara hundida en mi pelo).


Se que te gusta mi olor de hembra.
Se que quieres enredar tus dedos en mi salvaje pelo,
tirar de él para exponer mi cuello;
sonreír al sentir mi jadeo.
Se que quieres morder mis labios,
abrazarme tan fuerte que tu carne traspase la mía.


Quiero que tus manos recorran mi cuerpo.
Que descansen en el interior de mis muslos,
para luego abrirme frente al espejo.
Quiero que arañes mi sexo
hasta que mi dolor te te haga temblar,
mojar tus dedos en mis ganas,
dibujarme con ellas un collar.


Quiero que me ates a tu cintura, que me devores
y me hagas llorar.
Quiero que veas brillar el sudor con el que me moldeas.
Sé que me quieres tuya.
Se que son tuyos mis gemidos,
cada uno de mis gritos.
Tuyas cada lágrima y todos mis orgasmos.


Quiero darte esa sonrisa con la que cierro mis ojos
y acompaso mis latidos a los de tu corazón;
desmadejada entre tus brazos y las sábanas,
quiero que esta noche no termine,
para mirar como duermes,
para que me mires mientras tejes mis sueños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario