domingo, 6 de junio de 2010

SHADRACK


SHADRACK

Para mi las lineas que separan lo que denominamos realidad del mundo de la fantasía o de los sueños, no estan marcadas muy firmemente. A veces no las veo, no distingo muy bien si estoy en uno u otro lugar.

Durante muchos años pensé que los dos mundos -o los infinitos mundos- eran igualmente "reales" y que todos podían pasar de uno a otro como yo, al igual que una niña saltando a la pata coja . Un dia descubrí que no. Recuerdo cuando fue: estaba caminando por la calle de regreso del colegio, iba soñando despierta, viviendo una de las historias que me había inventado. De pronto un compañero de clase se paró a mi lado y me dijo: -!estás hablando sola! Me di cuenta, en ese momento de que algunas palabras se habían escapado de la otra esfera y eran audibles en ésta, pero no fue eso lo que me sorprendió -yo ya sabia que las esferas o mundos eran interactivos- sino la cara de asombro total de aquel niño. Me miraba como si fuera un bicho raro, como si estuviera loca.

El escudo de mi timidez acudió en mi auxilio, me retraje completamente y le contesté que estaba cantando. El respondió: “ah … uf ... menos mal, creía que se te iba la bola” y se echó a reír.

A partir de ese momento, guardé celosamente la intimidad de mis mundos, no estaba dispuesta a renunciar a ellos. Me sentí muy afortunada por tenerlos, pienso que debido a eso nunca tuve el síndrome de la hoja en blanco, que atacaba a la mayoría de mis colegas de clase.

Los otros mundos -incluido el de los sueños- tienen una geografía peculiar y cambiante, pero por paradójico que resulte, siempre familiar, si estás acostumbrada a recorrer sus caminos. Puede ocurrir cualquier cosa (sé seguro que solo conozco una parte). También sé que si quieres descubrir su secreto, si quieres encontrar la llave que al fin les unirá en una secuencia de arco iris, debes encontrar a Shadrack el Mago. Sé que le hallare.

No hay comentarios:

Publicar un comentario