martes, 29 de junio de 2010

SOBRENATURAL


Ángel de lágrimas negras,
vienes a mí en el atardecer,
cuando las luciérnagas iluminan la noche.
Erizas el vello en mis brazos,
(un escalofrío en mi piel)
y veo la nieve cayendo sobre mi tumba,
como ayer.

Ángel de ojos de piedra,
soplas tu aliento en mi nuca,
pero no me alejo,
(en tu mano la muerte no es cruel)
anhelo la caricia de tus alas,
me envuelves en tu seda negra y
me llevas en la sombra del viento,
como ayer.

Ángel de seda negra,
no noto tu calor cuando me atrapas.
!Llévame contigo! no gritaré.
Ángel de boca suave,
cuando me tocas me haces enloquecer,
¡Háblame de tu infierno, cuéntame como es!
Tú, que me engañas con tus sentidos,
¡Haz que, en la otra vida,
me olvide de mi ayer!.

3 comentarios:

  1. Seda y lágrimas negras, ojos de piedra. ¿Qué ente tan siniestro y oscuro merece tal recibimiento?
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Hay una cierta atracción en las tinieblas. Cuando caiga la nieve sobre nuestras tumbas, me gustaría que ese ángel viniera a buscarme para llevarme en la sombra del viento.

    Una carícia de seda, para ti.

    ResponderEliminar
  3. EXCELENTE POEMA...FELICIDADES

    ResponderEliminar