domingo, 11 de julio de 2010

·El color rojo - capitulo 5 - Ang en su día a día


(extracto del Informe psiquiátrico emitido por el Dr. Enrique Garcia-Plaja Ortega, en la Clínica Insalus, de Madrid:
Resumen del caso: Se trata de una joven de 21 años de edad, natural de Madrid, víctima de una violación múltiple hace siete meses. Se emite el presente informe a fin de determinar su estado mental actual...
Historia familiar y personal: Nacida en Madrid ... padre español ... madre procedente de Escocia … de familia acomodada ... escaso contacto .... la paciente manifiesta un cierto sentimiento de abandono enmascarado por una posición de indiferencia.. autosuficiencia marcada. Inteligencia superior a la media. Escolarizada en ... estudios universitarios de Informática en la Complutense... corredora de maratón, medalla en natación … consiguió un empleo a tiempo parcial a los 19 en … especializada en la creación e instalación de software avanzado... Hábitos psicosociales: Naturaleza obsesiva... consumo esporádico de alcohol desde los 15 años, consumo ocasional de cannabis, a partir de los 16 años. Negativo el consumo de drogas duras (análisis de fechas 20/2/2008; 15/7/2008 y 21/5/2009). Sueño con altibajos, insomnio intermitente. Apetito disminuido de larga duración, alternado con crisis... )...


Ang en su día a día


Estaba probando la última versión del juego de “Cypress Hill” para comprobar los fallos en línea. Tenía que estar listo para su salida al mercado en menos de dos semanas, iban justos de tiempo. !Como siempre, con prisas¡ -se dijo- habían empezado la campaña de marketing hacía meses, con demasiada premura, ávidos de las jugosas ganancias que les auguraban su caterva de lunáticos potenciales clientes. El caso es que ahora, ella debía comprobar los fallos del sistema y corregirlos, porque el jefe quería que estuviera listo para ayer.
Su vida había vuelto a la tranquilidad mas absoluta. Sin noticias de Nigromante, que había desaparecido totalmente de la red. Tampoco había sucedido nada extraño y el suicidio de Miguel Larcos -así se llamaba- se estaba convirtiendo en un suceso nebuloso que apenas rescataba en alguna ocasión del olvido. Habían transcurrido ya tres meses desde la cita en el parque.
Se desplazó hacia atrás moviendo con los pies la silla con ruedas. Llevaba los auriculares puestos y sonaba a toda marcha la canción de Macaco “Moving”, mientras ella seguía el ritmo con los pies, bailaba con todo el cuerpo. Carlos le sonrió desde el otro lado de la mesa, sus ojos de miope observándola, parapetados detrás de sus gafas redondas, al estilo antiguo (como las que llevaba John Lennon -pensó Ang-). Era un buen tipo, pero increiblemente plasta. Esperaba que no le hubiera dado pie, con su sonrisa, para que le enchufara el discurso de rigor sobre lo mucho que la apreciaba y lo bien que le sentaría tomar una coronita con él, al salir de la oficina.
De pronto, su sonrisa cínica quedó congelada en el aire. Su ordenador había emitido una señal. Aun desde la distancia, pudo observar como se abría una ventana que no estaba prevista. Se acercó con lentitud exagerada, tocó una tecla y apareció el mensaje: “Tienes unas tetas preciosas. Son como las había imaginado”. No necesitaba la firma para saber el autor de esas dos frases. Escribió con energía: “!Déjame en paz¡ !No quiero volver a saber nada más de ti¡ !Olvidate de que existo! ¿no has tenido suficiente con todo lo que me has hecho pasar? Además de un enfermo, !eres un tramposo, un embustero, un fracasado!. No creo que hayas tenido nada que ver con la muerte de ese estudiante. Tampoco creo que tuvieras intención de hacerle ningún daño a esa niña, en el parque. Te estabas echando un farol, riéndote de mi. !Aprovechado¡ Desaparece de mi vida, !niñato¡ y búscate otra incauta para poder sentirte alguien”.
Cuando acabó de escribir, esperó la inmediata respuesta, pero no hubo nada. Silencio en la red. Se encogió de hombros, recogió su pelo en una coleta, y continuó trabajando.
Sólo mucho después, en la calle, camino de su casa, se preguntó cómo había conseguido Nigromante acceder a la terminal de su ordenador de trabajo.

2 comentarios:

  1. HOLA, BONITA. ESTOY MIRANDO TU BLOG. TE INVITO A Q' ME VISITES EN "VERSOS NEGROS" SÉ Q' TE VA A GUSTAR. SIGO MIRANDO Y TE CUENTO. BESO.

    ResponderEliminar
  2. HOLA JOSE_KUNITA, GRACIAS POR PASARTE POR MI BLOG!, HE VISITADO EL TUYO Y ME GUSTA MUCHO, CREO QUE VOLVERÉ.
    UN BESO

    ResponderEliminar