martes, 10 de agosto de 2010

El color rojo - capítulo 20 - El doctor García-Plaja entra en escena


El doctor está hablando por teléfono desde su despacho, a una hora poco habitual: las 2 de la tarde.


- Le digo Sr. Marquínez-Bertia que es necesario que nos veamos cuanto antes. !La situación se nos va de las manos!... sí, desde luego, lo comprendo, pero es usted quién parece que no me comprende a mi … toda esa responsabilidad … por supuesto que no se trata de mis honorarios … un daño irreversible, sí, tan grave...!Escuche! !haga el favor de escucharme de una vez por todas, en vez de salirse por las ramas! !El asunto que nos ocupa es extremadamente grave! la situación de su hija... si y no, pero está llegando a un punto … ¿comprende ahora la razón por la que deseo una cita? !es totalmente imposible que deje de interrumpirme y tengo que ponerle en antecedentes de forma inmediata... sí, me va bien, por supuesto, el miércoles, a las 5, en el sitio de costumbre. Gracias. Hasta pronto.


Nada más colgar el teléfono, se levantó y se puso a pasear por la habitación. Su enfermera está comiendo. Abrió un cajón, el último de la mesa auxiliar de su despacho, sacó un paquete de cigarrillos y encendió uno. Hacía más de un año que no fumaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario