martes, 7 de septiembre de 2010

Canción de cuna



Duerme mi niño en el suelo.
Su pelo de ala de cuervo esconde
sus mejillas sucias,
el candor de sus labios
en contacto con la tierra.

Duerme mi niño entre ladrones,
mendigos y olor de pegamento.
Para crearle nacieron las flores
en el tapiz de mis sueños.

Duerme mi niño y la vida continua
en el barrio.
Creciendo, para morir jovenes,
para matar, envejeciendo.

Duerme mi niño, sin sueños,
en el umbral de la vida.
Y mi canción le arrulla.
mientras se agostan los brezos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario